La canción sobre todo, Estelares en Museum Live

Con un nuevo y reciente álbum en su haber, la banda liderada por Manuel Moretti se lució ante cerca de dos mil personas en la lluviosa noche de San Telmo.

Un culto a la palabra, a las sensaciones, a  las letras que a veces en el rock tanto escasean cuando de encontrar buenas composiciones se trata. Así podría sintetizarse el show que Estelares brindó el sábado pasado en San Telmo, y es que su público, acostumbrado a hacer propias las palabras de Manuel  Moretti y cantarlas con la garganta y el corazón, dio muestras de respeto interminables frente a cada estreno en sociedad de Las Antenas, el nuevo álbum de la banda platense.

La canción que da nombre al disco fue la elegida para romper el hielo, y tras ello, siguió “Alas rotas”, con Moretti y su guitarra eléctrica a cuestas. Un poco de familiaridad cortó el clima de expectación que el nuevo disco le había impreso a la fecha en Museum Live; se escucharon “Doce chicharras” y “Cristal”.

Estelares lo estaba logrando. La presentación de un disco no necesariamente tiene que dividir las aguas conceptuales marcando una diferencia casi irreconciliable entre lo nuevo y lo de siempre, y así lo entendieron ellos, concatenando nuevas canciones con hits radiales y esos temas que sin formar parte del mainstream se ganaron un lugar en el corazón de los fanáticos.

Sin dudas, la apuesta fue ganadora, y hasta se dieron el lujo de presentar en vivo el primer instrumental del grupo, “Pueblo nuevo”, rubricada por el enorme Victor Bertamoni y su infalibilidad característica. Moretti sabe a qué juega y para quien lo hace, su público espera cada frase como si de joyas se tratase, él no defrauda y entrega con breves anécdotas previas nuevas canciones que ya suenan como las otras, porque lo de Estelares no es solo un nuevo disco, sino la continuidad de una obra en la que relucen páginas como “Los lagartos mueren en familia”.

Pasan “Subiéndome” y la bellísima “Usted”, y casi no hay solución de continuidad con los clásicos del grupo, porque la poesía está allí, es patrimonio de la banda que también se metió por la fuerza en las radios con el gancho de “Aire” y no hace tanto con “Un día perfecto”. Especialistas en retratos, en postales de pueblos que cobran vida en sus versos, regalaron “Una Noche En San Juan” y “Melancolía”.

El estreno de “¿Quién no se ha besado en Mardel?” y “Darling”, junto con las ya conocidas “Las trémulas canciones” y “Solo por hoy (Chica oriental)”,  seguían la línea del antes y después de esta amena velada rockera, que tuvo uno de sus puntos más altos en la increíble “Rimbaud”, aquella pieza donde Berni, Alonso y el mítico Paul Klee vuelven a la vida por medio de la música y las innumerables citas de arte excelso que siguen al feroz grito de !Ey, ¿Te acordás cuando fuimos los dos!?…

Pasadas las once, todavía estaban allí, casi cerrando el show con Juanchi Baleirón como invitado… los golpes eran certeros, como los de aquel mexicano apodado “Golden Boy”, impactos inteligentes, precisos y directos a la sensibilidad de un público que había colmado el recinto de San Telmo, como si de corporizar la metáfora se tratase sonó “De La Hoya”.

Según Manuel, el nuevo disco fue bautizado “Las Antenas” porque hace referencia a no dejar de estar conectados, y como si de una profecía autocumplida versara todo, el enlace con su público fue pleno hasta el final, cuando con la inmensa “El corazón sobre todo” dejó en claro que Estelares trasciende las radios, los singles y los estribillos gancheros, que reuniendo un sinfín de películas de culto como propuesta visual las canciones se reciben mejor, y que lo conceptual no es para cualquiera.

Categorías
Coberturas

Tal vez te interese...