Cuando el mensaje sobrevive: entrevista con Klaus Flouride (Dead Kennedys)

A días de regresar a la Argentina para formar parte de la primera edición del festival Rockout, los Dead Kennedys siguen firmes en la ruta del punk y no cesan en aquellas convicciones que los convirtieron en leyendas del género.

La música es lo que vivirá, ojalá, mucho tiempo después que todos nosotros nos hayamos ido.

 La mítica banda de punk estadounidense regresa a la Argentina y sus integrantes no están ajenos a la convulsionada escena política norteamerica. Redes sociales, derechos de autor, influencias y viajes al pasado en canciones que aun hoy permanecen tan vigentes como icónicas. De eso hablamos con Klaus Flouride, bajista de la agrupación que desde San Francisco pateó el tablero de la corrección política a fines de los setenta, empecemos…   

 

– Están volviendo a la Argentina, y en esta ocasión el show será en un lugar imponente compartiendo cartel junto a The Offspring y Anti Flag. ¿Qué expectativas tienen en esta nueva visita? ¿Cómo vivís las giras en Latinoamérica?

Klaus Flouride: Me encantan los tours por Latinoamérica. Es bueno ver el otro América, ese que es excluido cuando la gente habla de América refiriéndose solamente a Estados Unidos. El público nos da una cálida recepción y perdona nuestra falta de buen Español. Ustedes suelen hablar mucho más Inglés que nosotros Español. Además, Latinoamérica está mucho más consciente de las condiciones del mundo en general, en comparación con su contraparte estadounidense, y eso lo valoramos y respetamos.

Esperamos dar algunas disculpas por nuestras decisiones en cuanto a candidatos presidenciales. Y creo que tocaremos algunas canciones en el camino.

– A fines de los setenta, grabaron “California Über Alles”, una cruda y potente canción referida a Jerry Brown, Gobernador de California en ese entonces. Hoy, Brown todavía gobierna allí. ¿Cómo ves la escena política de los Estados Unidos? ¿Y del mundo en general?

K. F.: Es muy triste que las canciones que escribimos en los 70’s y 80’s no sólo aún reflejan lo que todavía está pasando en el mundo con la corrupción empresarial generalizada, la industria militar compleja y la presentación que de todo ello hace la prensa, manteniendo a la población orgullosa de ser estúpida y desinformada. Es increíble que Estados Unidos todavía esté tratando de resolver problemas étnicos y raciales cuando básicamente fuimos (como también varias partes de Latinoamérica) formados por Europeos que invadían y cometían genocidio masivo de los pueblos indígenas. La ironía máxima deja sin aliento.

– ¿Crees que hoy en día la denuncia y la crítica desde el arte se hace por convicción o como parte del marketing para acercarse al público?

K. F.: Ambas, dependiendo del artista.

– Desde sus comienzos, el mensaje de Dead Kennedys nació como un legado, para trascender a sus miembros. Frente a los prejuicios de quienes nunca los escucharon en vivo sin Jello Biafra, ¿Qué piensas? ¿Crees que el punk a veces rinde culto a la personalidad y pierde de vista el contenido del movimiento?

K. F.: Creo que lo que intentamos hacer es demostrar que la música, su mensaje, y dar a nuevas generaciones la oportunidad de experimentarla, trasciende el “culto” a cualquier miembro específico de la banda. La música es lo que vivirá, ojalá, mucho tiempo después que todos nosotros nos hayamos ido.

– En “M.T.V. – Get Off the Air” decían: “You’ve turned rock and roll rebellion, Pat Boone Into sedation“… Hoy, las redes sociales tienen un papel relevante, similar al del canal de videos. ¿Qué crees aporta y quitan las redes sociales al mundo de la música? ¿Cómo coexisten los derechos de los autores con las nuevas tecnologías?

K. F.: Ese es un problema al que hoy nos referimos en “MP3 Get Off The Web”. Es, por supuesto, una vergüenza en muchos niveles que el internet haya hecho tanto daño a los recursos que artistas, músicos y otros como ellos, requieren para vivir. Pero no sólo eso, también está el estrepitoso aumento en la aislación total de cualquier interacción social “real” que el internet provee. Es mucho más fácil “hablar por megáfono” para la mentalidad del “hater”, cuando pueden permanecer anónimos (no tienen que manifestar su voz en público donde pueden ser vistos), y ni siquiera tienen que dejar su casa para mandar una carta al editor. Añade a eso que es muy evidente el uso de internet para avergonzar y hacer “bullying” a otros.

Por supuesto que tiene tantos otros excelentes usos que, de alguna manera, contrapesan aquellos negativos, pero está empujando el odio y la avaricia, tanto personal como corporativa, a sorprendentes nuevos niveles, literalmente a la velocidad de la luz.

En lo que respecta exclusivamente al aspecto artístico, East Bay Ray y David Lowrey tienen un conocimiento enciclopédico sobre la materia, y en mi opinión la gente debería buscar sus publicaciones y acciones.

– Hablemos de música… ¿Cómo ves la actualidad de la escena punk? ¿Alguien ha heredado la esencia de Dead Kennedys?

K. F.: Creo que algunos lo han hecho y otros no. Se repartió de tantas maneras, y comenzó a hacerlo tan pronto como nació. Nihilistas contra optimistas, escépticos, art punk, post-punk y todo lo que escapó a ser designado por “la industria”. Creo que las etiquetas acerca de qué música se trata son inútiles y una pérdida de tiempo cuando se pretende categorizar cuál es real y cuál no es punk y cuál es “buen” punk y cuál “mal” punk. Ten en mente que The Ramones sólo querían agitar la música pop y, redefiniendo el punk, querían convertirse ellos mismos en estrellas del pop. La etiqueta misma fue, a veces, perjudicial para ellos en cuanto a lograr sus objetivos. Así que, ¿Quién va a ser dios y decir “esto es bueno” y “esto es malo”?

Yo no.

– A veces realidad, a veces una simple pose. Muchos artistas dicen haber sido influenciados por los Dead Kennedys. ¿Qué sientes cuando escuchas que una banda afirma tal cosa? ¿Qué artistas te influenciaron?

K. F.: Bueno, “influenciado por” es algo bueno si se usa de manera positiva. Pero tratar de sonar igual que nosotros no es aprovechar bien el tiempo, creo.

Fuimos influenciados por todo, desde Duke Ellington a The Screamers. Desde Iggy Pop hasta Heino. Desde Bob Wills and The Texas Playboys hasta Merle Haggar. Desde Scotty Moore hasta Steve Jones. Si tomas todos los ingredientes de una sola cultura y no experimentas con distintos sabores, es probable que tu estofado sea bastante desabrido.

– Al margen de los shows, ¿La banda está preparando nuevas canciones?

K. F.: Grabando, esporádicamente. Dándonos cuenta… quién sabe. Nunca digas nunca.

– Si tuvieras que invitar a tus seguidores argentinos, incluso a aquellos que nunca los han visto en vivo, ¿Qué les dirías?

K. F.: Estamos haciendo exactamente eso, y nuestro mensaje para ellos es solamente “tratemos todos de pensar y ayudarnos mutuamente a través de este lío llamado futuro. Y mientras tanto, tómense un tiempo para disfrutar el show y cualquier cosa buena que la vida les presente, por escasas y lejanas entre sí que éstas puedan ser. Es la primera línea desde el conocimiento de alguien más, en un libro que puede cambiar tu vida, y quizás ayudarte a ayudar a salvar el mundo”. Bueno. Espero que eso no suene muy trillado, pero creo que es verdad.

¡Gracias!


Rockout-Fest

Dead Kennedys se presentará junto a The Offspring, Anti Flag, Cadena Perpetua y otros, en el marco del Festival Rockout. La cita será en el Estadio Cubierto Malvinas Argentinas (Gutenberg 350, Paternal, Capital Federal) a partir de las 17 hs. Y las entradas ya están a la venta, en Ticketek.

¡No te pierdas el encuentro punk del año!

Categorías
Entrevistas

Tal vez te interese...