El último suspiro de The Big O: Mistery Girl.

Roy Orbison, admirado y querido por sus colegas, los máximos referentes del rock clásico, dejó un increible legado de música, poesía y sentimientos titulado: Mystery Girl. ...
Datos del disco

Artista: Roy Orbison
Título: Mystery Girl
Lanzamiento: 1988
Sello: Virgin.

Roy Orbison, se sabía admirado, reconocido y querido por grandes músicos de la escena rock, y así es como los años 1987 y 1988, encontraron a Roy rodeado de colaboradores de lujo. Con ese escenario, inmejorable y contemporáneo al estallido de los Traveling Wilburys, nació la motivación que “The Big O” necesitaba para dar origen a una nueva maravilla del rock and roll, una joya que el oriundo de  Vernon dejaría como legado antes de partir.

Diez canciones con el clásico sonido de Orbison adaptadas con total perfección a la modernidad serían el contenido de Mystery Girl (1988), su disco póstumo.

Años de ausencia como solista dejados atrás con un éxito rotundo, tiempo en silencio aniquilado con un inmejorable track titulado “You got it”, sencillamente magnifico, compuesto por Orbison, Petty y Lynne y producido por Jeff Lynne. Una carrera de más de 40 años como la de Roy merecía este hit, con acordes envolventes del propio Orbison, y los efectos que Benmont Tench brinda desde el órgano mientras Petty puntea en forma descendente sumándose a un coro sin desperdicio.

Con intro a capella, la voz desnuda, y algún que otro acorde del maestro Roy empieza “In the Real World”, con una melodía maravillosa que tiene a Mike Cambell de Tom Petty & The Heartbreakers y a Al Kooper acompañando. Los violines convierten a esta pieza en una de las mejores del disco sin lugar a dudas.

En 1987, Orbison fue elegido para el Rock and Roll Hall of Fame. El premio lo recibió de manos de Bruce Springsteen que dijo: “Cuando me fui al estudio para grabar el álbum Born To Run, quise escribir letras como las de Bob Dylan pero que sonaran con el estilo de Phil Spector… también quería cantarlas como Roy Orbison. Pero nadie canta como Roy Orbison

En síntesis, nunca mejor dicho, nadie canta como Roy Orbison, y muestra de ello es “(All I Can I do is) Dream You”, donde la voz eterna, rocanrolera y dulce a la vez que recuerda sus primeros simples en Sun Records se complementa increíblemente a los coros y la brillante batería de Keltner. Algún pseudo-rocker tildaría a la magnífica “A love so beautiful” de melosa, cursi, lenta… muy bien le va entonces el prefijo a quien no valore a la inmensa voz del rock, a una voz que no cansa, ni siquiera repitiendo mil veces el título de la canción entre violines y teclados, porque es una versión sencillamente conmovedora.

ROY ORBISON / A love so beautifull

La senda guitarrera, melódica y acústica vuelve con “California Blue”, una oda a las ganas de estar vivo con algunos arreglos de lujo de Tench y el coro de Petty. Al final de los casi 4 minutos, Roy eleva su voz recordando “Not alone anymore”… no por nada el hombre de gafas era llamado Lefty Wilbury.

Una obra maestra, eso es “She´s a Mystery to Me”, compuesta por Bono y The Edge. Arpegios, bombos y tambores, anuncian a una de las más excelsas interpretaciones de Orbison en mucho tiempo, sellada con éxtasis vocal al final. Y si, Roy no era un tipo común, y claro, sus amigos tampoco, por eso a la lista de compositores de este disco se sumó Elvis Costello, autor de “The Comedians”, que con ritmo de valls haría bailar a cualquier mayor de cincuenta.

Vientos y un gran ritmo, por momentos casi de soul, recordando a Motown, llega promediando el disco “The Only One”, y “Windsurfer” con ritmo y guitarras en sintonía sin fisuras, son una perfecta antesala a la magistral “Careless Heart”, con el ritmo bien marcado, la voz de terciopelo de Orbison y una letra que conmueve a cualquiera… “If not for my careless heart, You’d still be loving me” cantaba Roy.

Es complejo dar una opinión integral sobre el álbum, pero basta con nombrar a Jeff Lynne, Tom Petty, Bono, Keltner,  entre otros para darse cuenta que no se trata de un disco convencional. Esta decena de canciones son un legado inmenso, imposible de omitir a la hora de hablar del grandísimo Roy Orbison, aquella legendaria voz que se apagó para siempre en diciembre de 1988, por eso, es nuestro disco de la semana.

ROY ORBISON / You got it

Categorías
Disco de la semanaRecomendados

Tal vez te interese...